El organismo biológico como punto de partida 

by futuridad

Una de las características que se nos identifica como organismos biológicos es que estos están continuamente respondiendo a su entorno (incluso plantas y bacterias, aparentemente dotadas de falta de conciencia han desarrollado estrategias para responder a las condiciones ambientales). Los artefactos artificiales, por otro lado, no tienen una motivación para existir, no se quejan si tratamos de matarlas, y no se necesitan alimentar o reproducir.  Entonces ¿qué es lo que espera de nosotros cuando nuestros cuerpos adopten materiales ajenos a la conformación humana tal y como la conocemos? 

Las teorías del posthumanismo entienden la encarnación e integración del ser humano no solo en su mundo biológico sino también tecnológico y marca un momento histórico en el cual el descentramiento del cuerpo biológico del humano es mediado por la  imbricación de  redes técnicas, mediáticas e informáticas que apunta hacia la necesidad de nuevos paradigmas teóricos. 

La prótesis como acto tecnoevolutivo

Para que la expansión humana sea posible se requieren partes externas que se moldeen a nuestra forma humana y ayuden a este acto tecnoevolutivo. Los dispositivos protésicos -usados desde la antigüedad-,  que son sustitutos de las partes del cuerpo perdidas, tienen como característica fundamental ser desmontables y meramente mecánicos,  el dispositivo permanece tonto. “Nadie sin  una buena razón buscaría una amputación que reemplazara a una extremidad sana con una de madera. Pero la mayoría de las personas eligiría  tener una prótesis una vez que la extremidad se haya ido para restaurar alguna apariencia de movilidad y capacidad”. La fantasía, sin embargo, proyecta un futuro (¿o un presente?) en el que estos accesorios serán genuinamente mejores que su original biológico. 

La prótesis, como un medio, se erige como el lugar donde lo biológico y tecnológico comparten terreno común, se desdibujan las autonomías de los agentes y los equilibrios ya previamente establecidos para dar paso a una nueva especie. Individuos que navegan en espacios donde los valores definitorios de lo social y lo político se integran en las tecnologías que los rodean, informan, penetran y manipulan de manera casi constante.

La definición de la prótesis ha variado muchísimo en la historia, la RAE la define como un (pro-antes y thesis = yo pongo, poner) aparato o sustancia que se coloca en el cuerpo para mejorar alguna de sus funciones. En los años sesenta este concepto se retomó y se redefinió, en primer lugar desde la literatura de ciencia ficción en la que aparecieron humanos modificados por máquinas quienes obtenían poderes o capacidades superiores y por otro lado desde los media studies, siendo especialmente notoria la participación de McLuhan con su libro Understanding Media. 

La prótesis ya no es simplemente el reemplazo de un miembro sino se comienza a utilizar para nombrar la función de nuestros avances tecnológicos -la ciborgización del hombre- una cuchara es una prótesis de nuestra boca, unos zapatos son una prótesis de nuestros pies, un dispositivo tecnológico (un teléfono móvil por ejemplo) es una prótesis de nuestro cerebro y por supuesto una mano sintética es una extensión de un brazo faltante de ciertas funciones. En este momento la tecnología eléctrica como una extensión protésica, como extensiones subconscientes o un sistema nervioso eléctrico se hace presente de una forma jamás antes vista. Partes del cuerpo activas (o incluso cuerpos completos), sensibles, que reaccionan no sólo al tacto sino a la proximidad de otros objetos, extensiones de la memoria, de la experiencia y del lenguaje. Una reflexividad que depende de circuitos de retroalimentación biológico-eléctricos y que incorporan el la capacidad de auto-creación: la  autopoiesis

Es importante no solo pensar en el dispositivo/prótesis en sí, sino también el  para qué fines se está reemplazando cierta parte del cuerpo. A medida en que los puntos de contacto se vuelven cada vez más penetrantes y más invasivos la naturaleza misma del posthumano se debe de cuestionar nuevamente. Las prótesis nivelan (en el caso de las piezas faltantes) o mejoran (si pensamos en los dispositivos que aumentan ciertas capacidades) pero todo esto de acuerdo con una cierta “perspectiva de evaluación/evolución

You may also like