El ciberespacio fluye, no se fija ni en el espacio ni el tiempo, nos permite continuar la historia que estamos experimentando e inventar otras estrategias, otras historias mientras que el proceso de renovación continúa aquí y en todas partes.