Extensiones extracorpóreas. Piernas y brazos biónicos.

Los exoesqueletos y ortesis se definen como dispositivos mecánicos que son esencialmente de naturaleza antropomórfica, son ‘usados’ por un operador, se adaptan estrechamente al cuerpo, y funcionan en concierto con los movimientos del operador. En general, el término exoesqueleto se utiliza para describir un dispositivo que aumenta el rendimiento de un usuario sin discapacidad, una capa exterior (como en la naturaleza) que cuenta con estructuras mecánicas, así como actuadores asociados, componentes viscoelásticos, sensores y elementos de control. El término ortesis o prótesis en este contexto se utiliza generalmente para describir un dispositivo que se utiliza para ayudar a una persona con una patología de extremidades.

Cuando pensamos en el cyborg lo primero salta a la mente es algo similar a esto. Un ente con partes artificiales (Case, en Neuromancer) o un exoesqueleto que protege el cuerpo biológico (Alex J. Murphy en Robocop).  La representación clásica de la dualidad hombre-máquina. El trabajo de Hugh Herr es notablemente parecido a este imaginario fantástico. Es profesor y codirector del Center for Extreme Bionics en el MIT Media Lab. A los 17 años perdió ambas piernas durante una tormenta de nieve mientras escalaba. Ahora diseña extremidades biónicas que permiten trascender la discapacidad y aumentar la condición humana. Su trabajo es muy interesante ya que -en sus propias palabras- no sólo es capaz de diseñar piernas biónicas sino que es el primero en probarlas.

Looking deeply inside nature, through the magnifying glass of science, designers extract principles, processes and materials that are forming the very basis of design methodology. From synthetic constructs that resemble biological materials, to computational methods that emulate neural processes, nature is driving design. Design is also driving nature. In realms of genetics, regenerative medicine and synthetic biology, designers are growing novel technologies, not foreseen or anticipated by nature.

-Hugh Herr. Ted Talk 2014  


El grupo de Biomechatronics liderado por Herr no se queda solo en diseñar prótesis para reemplazar partes faltantes. En el texto Exoskeletons and orthoses: classification, design challenges and future directions Herr explica los diferentes exoesqueletos que se están desarrollando actualmente en el laboratorio. Estas estructuras se colocan  paralelamente a las extremidades y tienen como objetivo mejorar/ aumentar las capacidades del cuerpo humano (aumentan la capacidad de carga, la resistencia y aminoran la pérdida metabólica). Estos modelos relacionan la eficiencia muscular general con la rigidez exoesquelética, es decir, predicen la energía que se requiere para realizar cada trabajo y trabajan en conjunto con los movimientos que realiza el usuario al liberar energía y rigidez cuando hay mayor necesidad y soltarla cuando el usuario requiere hacer movimientos autónomos. Por ejemplo, en un exoesqueleto que se coloca en el brazo, el usuario dobla los dos codos para  los muelles ortopédicos comprimen y almacenan energía Esta energía almacenada luego es liberada cuando el usuario extiende el brazo para retrasar la fatiga del tríceps.


El esquema muestra la recolección y la liberación de la energía del exoesqueleto al realizar una acción.

Herr predice que el futuro será posible realizar escaneo tridimensional del cuerpo para crear un registro digital de los usuarios. Esta información geométrica, junto con otra información anatómica, como datos sobre las características del tejido orgánico, áreas anatómicamente sensibles, información de fuerza y ​​resistencia proporcionarán un diseño de un exoesqueleto, personalizado hecho en impresión 3D, capaz de adaptarse a las características anatómicas exteriores del usuario, las demandas fisiológicas y los requerimientos personales, se diseñará entonces como ‘segunda piel’. La piel exoesquelética será tan íntima con el cuerpo humano que las fuerzas de aplicadas al exoesqueleto trabajarán completamente sincronizadas con los movimientos musculares eliminando las llagas en la piel resultante del roce del dispositivo. Los músculos artificiales obedientes, los sensores, electrónicos y la fuente de alimentación serán incrustados en la construcción tridimensional, para que estos estén protegidos de los elementos medioambientales como el polvo y  la humedad.

Herr dice que si el siglo XX fue una época de gran desarrollo en movilidad a gran escala (coches, aviones) el siglo XXI será para la mejora de los cuerpos. Eso podría permitir a los ancianos, los discapacitados y las personas con fisiologías intactas normales para alcanzar un nivel de movilidad aún no lograda. Llegará un día en el que el automóvil – esa gran caja de metal con cuatro ruedas – sea reemplazado por dispositivos exoesqueleto todoterreno, permitiendo que las calles de la ciudad sean transformadas a partir del siglo XX pavimento a tierra, árboles y rocas. Uno solo puede esperar.


El ciberespacio fluye, no se fija ni en el espacio ni el tiempo, nos permite continuar la historia que estamos experimentando e inventar otras estrategias, otras historias mientras que el proceso de renovación continúa aquí y en todas partes.

Keep Exploring
Preocupaciones y esperanzas por el futuro.