El primer cyborg reconocido por el gobierno.

Neil Harbisson es un artista contemporáneo de origen británico, criado en Cataluña, y activista del ciborg, conocido por tener una antena implantada en su cráneo y por ser reconocido oficialmente como ciborg por el gobierno. La antena le permite percibir colores visibles e invisibles a través de vibraciones audibles en su cráneo, incluyendo infrarrojos y ultravioletas, así como recibir imágenes, vídeos, música o llamadas telefónicas directamente en su cabeza a través de la conexión a Internet.

Harbisson se identifica tanto como un ciborg; se siente como una tecnología, y como una transespecie; ya no se siente 100% humano. Su trabajo artístico explora la identidad, la percepción humana, la conexión entre la vista y el sonido y el uso de la expresión artística a través de nuevas entradas sensoriales.

Neil nació con acromatopsia, una rara condición que deja a 1 de cada 30.000 personas completamente daltónicas. Pero Neil no es daltónico, ni mucho menos. Después de convencer a sus doctores para que le implantaran una antena en la parte de atrás de su cabeza, Neil ahora posee un nuevo sentido – la habilidad de escuchar los colores.

Harbisson es considerado oficialmente como el primer ciborg reconocido en el mundo, ya que su foto de pasaporte ahora incluye su dispositivo. En 2010, Neil Harbisson y Moon Ribas crearon la Fundación Cyborg, una organización internacional para ayudar a los humanos a convertirse en cyborgs. La fundación también ha experimentado con otros dispositivos sensoriales, incluyendo un «earborg», que traduce el sonido a color, y un «speedborg», que permite a las personas detectar el movimiento a través de pendientes electrónicos que vibran.

El ciberespacio fluye, no se fija ni en el espacio ni el tiempo, nos permite continuar la historia que estamos experimentando e inventar otras estrategias, otras historias mientras que el proceso de renovación continúa aquí y en todas partes.

Keep Exploring
Andy Warhol, A No-Man Show